La Estirpe de Lilith, Depositaria del Codex Arkanum®

En alguno de los foros de uno de los diversos sitios web donde dejé invitaciones a los aficionados de las Ciencias Ocultas a unirse a los cursos de Alta Magia Gnóstica-Alkímica del Codex Arkanum® en la Universidad Latinoamericana de Ciencias Ocultas (ULCO), alguien preguntó con gran acierto y pertinencia, a qué Magia Gnóstica me refería.

Vale entonces decir aquí a los catecúmenos y aprendices de la ULCO que en las comunidades esotéricas afiliadas a The World Psychic Sorcery Secret Society® (WP3S) sólo se acepta como la única Alta Magia Gnóstica-Alkímica al conocimiento contenido en el Codex Arkanum® compilado y revelado por el Maestro Alkidr Munqarnakir.

Lo que hoy se conoce como Gnosticismo, una escuela mixta de concepciones filosófico-religiosas surgida en los primeros años del Cristianismo, es heredero en algún sentido de la visión universal plasmada por Alkidr. Es bien sabido entre los grandes Maestros de Poder que los gnósticos algo aprendieron de Alkidr, pero su bagaje se queda en mera anécdota histórica, opacada finalmente por el poderío de la Cristiandad, del cual se hablará a su debido tiempo, en los cursos de esta institución.

Hay documentos históricos que dan algunas pistas de que Jesús de Nazaret pudo haber tenido alguna noción o noticia de los principios cosmogónicos y filosóficos establecidos en el Codex Arkanum® y recopilados por el Maestro Alkidr Munqarnakir y, por lo tanto, los gnósticos de la era cristiana debieron haber rescatado y reinterpretado la información del Gnosticismo original, que eventualmente se remontaría a la era humana del bronce.

De otro modo no podría entenderse la anécdota de Simón el Mago apedreado por levitar ante la enardecida multitud cristiana, entre otras historias heréticas que han trascendido hasta la época contemporánea.

Ahora bien, la persona que preguntó en un foro público sobre qué Magia Gnóstica se develaría en nuestro curso, citó al "colombiano Samael", en referencia a Víctor Manuel Gómez Rodríguez, filósofo que luego de iniciarse en el Ocultismo en la Orden de los Rosacruces, cambió su nombre por el de Samael Aun Weor y encabezó el llamado Movimiento Gnóstico Internacional, que ahora se considera uno de los pilares del New Age; pero que no representa de ningún modo a la Estirpe o Linaje de los hijos de Lilith, únicos depositarios del Conocimiento revelado en el Codex Arkanum®.

Así que una vez hechas estas aclaraciones pertinentes y muy convenientes, es necesario enfatizar que en la ULCO basamos todos nuestros cursos en fuentes originales del conocimiento mágico y en la presentación pública de los más recientes descubrimientos de los investigadores de la WP3S sobre Magia auténtica, en busca de Los Nuestros en diáspora, para reconstruir nuestra nación seráfica.

Lucy Bell